martes, 10 de julio de 2007


Las facetas más interesantes de este prototipo son el motor y el bastidor. Con la excusa de mostrar ambas cosas, Cadillac ha hecho una especie de berlina con la longitud de un Maybach 57 o un Rolls-Royce Phantom, pero mucho más baja.
Tiene las cosas que se ponen normalmente a un prototipo así: un techo de cristal, unas ruedas enormes (265/40 24”), detalles de lujo (un reloj Bulgari, alfombrillas de seda, maderas caras) o comunicaciones vía satélite. También tiene algún elemento más original e igualmente útil, como un capó motor que consta de dos hojas tipo «ala de gaviota» y se abre eléctricamente.
Lo que aparece después de esa impresionante apertura es un motor de 16 cilindros, con 13.600 cm³ (trece mil seiscientos), 1.013 CV de potencia máxima y 1.356 Nm de par máximo. La potencia no es alta con relación a la cilindrada (salvo si consideramos que se trata de un dos válvulas por cilindro), el par sí lo es.
Lo que pretende Cadillac con este motor de exposición es mostrar sus líneas de trabajo con motores grandes, alguna de ellas completamente distinta a la de otras marcas.
Es un motor de los llamados «modulares»; puede funcionar con los 16 cilindros, pero también con 8 e incluso con 4.
Según un estudio de GM, en un viaje de Detroit a California, el Sixteen iría un 65 por ciento del tiempo con ocho cilindros funcionando, un 30 por ciento con cuatro cilindros, y solo un 5 por ciento con los dieciséis. Como los cilindros son enormes (850 cm³ de cilindrada unitaria), cuando va en cuatro cilindros la cilindrada efectiva son 3.400 cm³.
Otra particularidad de este motor es la distribución. Cadillac ha buscado que el motor fuera lo más pequeño y ligero posible (dada su cilindrada). Para ello, ha prescindido de la distribución por árboles de levas en la culata y ha colocado solo dos válvulas por cilindro. Las válvulas se mueven a través de varillas y balancines, desde un árbol de levas central.
Las mismas varillas forman parte del sistema que anula el funcionamiento de alguno de los cilindros. Son telescópicas y, cuando hay que anular el cilindro correspondiente, lo que hace la leva es acortar la longitud de la varilla, en vez de empujarla para que transmita el movimiento a los balancines.
El bastidor lo ha hecho GM en colaboración con Alcoa. Es casi todo de aluminio y tiene una configuración distinta a otros bastidores de este material que hay en el mercado.
Hay un tubo central de aluminio que, además de la función estructural, aloja la transmisión, el escape y algunos elementos más que recorren el coche. A esta pieza central se unen otras, bien extruidas (la estructura que forma el techo y los laterales), bien fundidas (los soportes de la suspensión) o bien hechas con una nueva técnica material compuesto con espuma de aluminio (el suelo). Hay también piezas de acero.
Cadillac fue la primera marca que fabricó un motor de 16 cilindros a escala industrial. El primer coche en llevarlo fue el Fleetwood de 1930. Ese motor era básicamente el resultado de unir dos V8 con el mismo cárter del cigüeñal. En 1937 hizo un nuevo motor, más corto y con V a 135°, que duró hasta 1.940.